Desarrollo Rural

Desarrollo Rural

En la UE, los fabricantes de etanol renovable son un motor de la llamada bioeconomía, creando innovación, desarrollando nuevos mercados y empleos, tanto en el campo como en la propia industria.

La industria europea del etanol renovable emplea a aproximadamente 70,000 trabajadores, directos e indirectos, muchos de ellos en el sector de la bioeconomía. El sector de la bioeconomía apoya el desarrollo del campo incluso en los lugares más pobres de la UE. La facturación global del sector de la bioeconomía es de alrededor de 2 billones de euros y el empleo total representa el 9% del empleo total en la UE.

Cada biorrefinería genera alrededor de 100 empleos directos y puede producir hasta 500 empleos indirectos, incluidos el personal externo de mantenimiento, transporte y servicio. Trabajos cualificados en el sector "ecológico", tanto directos como indirectos, están destinados a la producción de combustible, alimentos para animales, ingredientes de alimentos y bebidas, energía de base biológica y productos químicos.

Las biorrefinerías en la UE son la esperanza del desarrollo económico del campo. Como su materia prima por excelencia es la biomasa agrícola, las biorrefinerías se encuentran normalmente en las zonas rurales. El 99% de su materia prima para 2015 se cultivó en Europa, aunque el uso general de cereales en la UE sigue siendo mucho mayor.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) estima que los ingresos de los agricultores aumentarán gracias a la producción de bioetanol. Las biorrefinerías crean ingresos adicionales y regulares para los agricultores. Con estos nuevos ingresos, podrán mejorar el rendimiento de sus tierras, mejorar su mecanización, comprar semillas de mejor calidad y mejorar los métodos de cultivo. Esta mejora en la productividad a su vez aumentará la producción de bioetanol y alimentos, sin tener que usar tierra adicional.